Se busca revertir impacto del sismo en manantiales

Martes 3 de Octubre de 2017

  • Especialistas atienden el tema para diseñar estrategias que brinden certeza a los sectores agrícola y turístico
  • El Gobierno del Estado de Morelos, trabaja para que el impacto del sismo en manantiales estatales sea menor en los sectores turístico y agrícola. A través de la Secretaría de Turismo y de la Secretaría de Economía, ya se diseña un programa de reconversión de los balnearios Agua Hedionda y San Ramón, para garantizar su próxima reapertura.  

    El efecto de un sismo también se resiente en los manantiales, algunos pueden desaparecer por un breve tiempo o definitivamente, otros cambian la composición mineral de sus aguas, varían de temperatura; en Morelos las afectaciones se registraron en los de Agua Hedionda, en Cuautla; San Ramón y Palo Bolero, en Xochitepec; Apotla, en Puente de Ixtla.  

    Por ello, en breve especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentarán a la Comisión Estatal del Agua (Ceagua), a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y al Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) las conclusiones de sus primeras investigaciones, y el programa de trabajo para realizar estudios detallados de este fenómeno.  

    En tanto, Ceagua y Conagua diseñan alternativas para evitar afectaciones a la zona agrícola, ya que el manantial de Agua Hedionda, abastecía una parte del caudal hacia la región oriente para regar a más de dos mil 600 hectáreas, mientras que el manantial San Ramón regaba más de 80 hectáreas en su zona de influencia.  

    En caso necesario, el flujo que aportaban los manantiales se garantizará a través de pozos, líneas de conducción desde otras fuentes o cárcamos de bombeo; y se reducirá la demanda a través de la tecnificación del riego.  

    A la par de las investigaciones de los especialistas, e independientemente de las conclusiones del fenómeno natural, el Gobierno del Estado está comprometido en reactivar los centros turísticos a fin de preservar las fuentes de empleo, así como de garantizar el abasto de agua en las zonas de cultivo.