Presentación

Morelos es una gama cromática de festividades, cultura, historia, naturaleza, magia...

Es la época del país donde todo florece y renace a partir de los colores, la sinergia, las buenas voluntades de la naturaleza generosa y del ser humano en su estado más libre.
 Los chalcatzingas, los olmecas, los tlahuicas cultivaron en esta tierra fértil. Construyeron templos dedicados al movimiento de las estrellas, el andar de los dioses y el espíritu de la naturaleza.

El Emperador Maximiliano, conocía el secreto de este valle arropado por sierras, bosques, selvas y ríos: el secreto de la eterna primavera. 
Cuando Alfonso Reyes, pensador clave del México moderno, buscaba un respiro de su intensa labor creativa, viajaba al estado de Morelos. De ahí el hermoso soneto, en el que el mismo Reyes quiere irse ya a Cuernavaca, la del dulce retiro. Por supuesto que el regiomontano universal, no era el único que sabía que el estado de Morelos es un valle paradisiaco donde uno puede relajarse entre árboles, flores, mariposas y pájaros...

Podemos imaginar la armonía que sintieron los pobladores ancestrales, Maximiliano o Alfonso Reyes en el goce que les provocaba la naturaleza, el descanso y el buen comer para después reanimarse con el viento de montaña, soplo de los volcanes nevados.

Hoy, las rutas de Morelos están impregnadas del espíritu de Zapata; nuestros pueblos mágicos, de la fragancia a pan fresco y paisajes salpicados de místicos conventos. Quien esté dispuesto al asombro, encontrará en Xochicalco el alma de la cultura, y para quienes busquen el equilibrio de la salud, los balnearios y temazcales los recibirán con sereno abrazo.

La abundancia del estado de Morelos está abierta a jóvenes que busquen aventuras en la naturaleza, a quienes quieran pasearse durante los atardeceres morado bugambilia, a enamorados cuyas vidas se unen ante el clima perfecto, a empresarios que buscan hoteles tranquilos para sus reuniones.

Para todos, la alegría de tomarse un respiro, porque Morelos es tradición, es salud y felicidad. Es la celebración a través de la naturaleza, somos los símbolos de la identidad mexicana; el misticismo interesado en armonía y paz, como flores que remiten a un pasado milenario.

Morelos es orquídea, nochebuena, rosa, clavel y geranio; la primavera alegre de México. Pero también cecina de Yecapixtla, clemole, frutas tropicales. Treinta y tres municipios donde la aventura, la cultura y el romance renacen. Morelos es reencontrarse con uno mismo.

 
Morelos es la tierra donde Emiliano Zapata “el Caudillo del Sur” nació, vivió y luchó por los ideales de tierra y libertad.